La tecnología invisible detrás de Utopicus.

La tecnología invisible detrás de Utopicus.

Share this

Se hace un poco raro escuchar hablar al CTO de una empresa como Utopicus de terminología tecnológica compleja, de desarrollos digitales y de los planes de una empresa en expansión mientras está sentado en un skype booth decorado como un cuarto de baño, pero así es Lucas Cepeda y así es Utopicus (al fin y al cabo, este concepto de sala nace de nuestros espacios): no responde al estereotipo de un Chief Technology Officer, ni como cargo ni como persona (aunque la faceta friki y jugona no se la quita nadie).

Muchas veces el proyecto de una persona nace de su propio carácter. Lucas es amable y cercano, siempre tiene un meme para aliviar el ambiente y a la vez es efectivo, ágil y con una capacidad de análisis fuera de lo común. La materialización de su trabajo va en esa misma dirección. Lo repitió varias veces cuando estuvimos hablando con él: “queremos hacer felices a nuestros coworkers”. Un proyecto sencillo de explicar pero extremadamente ambicioso y que abarca dos fases: una fase de infraestructura tecnológica y otra de desarrollo digital. Cuando Rafa de Ramón, nuestro CEO, conoció a Lucas, él era coworker de nuestro espacio en Colegiata. Le conoció en una fiesta y se hicieron amigos. “¿Por qué me fichó? Porque está loco”, bromea. “Quiere que hagamos cosas que nadie está haciendo. A mí me fichó porque vengo de Xing, una red social profesional, y si lo piensas, una red de espacios de coworking no deja de ser una red social profesional“. Según me dijo Rafa espera de él que hagamos cosas que nadie más está haciendo. Pero vayamos por partes.

 

 

Lo que no se ve en los espacios
 

En la fase de infraestructura tecnológica, la que estamos viviendo estos meses con los estrenos de los espacios Utopicus, el planteamiento se basa en tres pilares: la instalación de la infraestructura de red en los espacios, la instalación de los sistemas audiovisuales y el control de acceso. Hablemos de la primera.“A mí me dicen que vamos a coger este edificio, y en el business plan me dicen que tengo 500 usuarios. Yo con esa estimación ya sé lo grande que tiene que ser la sala técnica donde alojamos nuestros racks”. Es decir, trabaja codo con codo con Miguel Tello para que el corazón tecnológico de cada espacio esté en el lugar idóneo. 

¿Qué es la sala de técnica? “La sala técnica tiene unas características muy especiales: tiene que tener dos circuitos de aire acondicionado separados, una línea eléctrica separada, las puertas tienen que ser RF, y de ahí tienen que salir acometidas que vayan a todos los despachos.” Más de 900 cables tienen que entrar en la sala, con el propósito de ofrecer un catálogo amplio de posibilidades a nuestros clientes, sean coworkers o empresas. Nuestro internet, además, se gana el nombre de tecnología PRIME a pulso: “Nuestra salida a internet es redundada. Tenemos varias fibras que dan soporte, tenemos de backup, algunas que dan salida a servicios profesionales  y luego tenemos también un backup 4G para que si hay algún problema podamos seguir funcionando de forma limitada. Hasta nuestras antenas WiFi están redundadas.”

Además de eso, para empresas hay un abanico de servicios simplemente apabullante.“Tenemos empresas con sus servidores en nuestras salas técnicas, con su electrónica de red dentro de nuestros racks con su propia WiFi, su propia VLAN, incluso su propio armario rack que esté conectado, puedes traer tu propia fibra y usar nuestra salida a internet como backup a la tuya… tenemos una infraestructura de red que me atrevería a decir que pocos coworking pueden dar de una forma profesional. Los clientes a los que nos acercamos ahora son muy exigentes, pero también porque son empresas a las cuales sus propios clientes también les demandan esa exigencia. Nosotros tenemos que ser los primeros en asegurarles que pueden trabajar como quieren.” 

 

Lucas Cepeda probando las instalaciones del auditorio en Príncipe de Vergara

 

Una vez clara la sala técnica define el layout definitivo del espacio para pasárselo a la siguiente parte de la instalación, el audiovisual. Cada departamento define las necesidades de salas de reuniones y de formación, de cada auditorio… A partir de ahí, lo último que falta por hacer funcionar es el control de acceso“Cara al control de acceso, la prioridad es facilitar la movilidad de los coworkers. La idea es que puedas entrar en cualquier edificio a las zonas a las que se te han dado acceso en el horario en el que se te ha dado acceso. Es mucho más fácil regular el acceso de un único edificio, pero la idea era quitar esa fricción de cara al usuario.”

Para todo ese proceso, la infraestructura de Colonial es imprescindible, a la cual Lucas no se cansa nunca de darle relevancia, incluso quitándosela a su cargo. Porque él es un CTO con matices. “Es cierto que a lo mejor en Utopicus la T de Technology puede ser un poco ambigua: nosotros tenemos detrás al Departamento de Sistemas de Colonial que ya nos da un soporte en esa parte de red en la que ya hay un CTO, Xavi Muñoz, que realmente es la parte técnica de toda esa infraestructura de red de nuestro centro y de conexión con el resto de centros.”

Porque efectivamente, lo que ha vivido Lucas hasta ahora es importante y fundamental para Utopicus, pero en realidad la razón por la que Rafa pensó en él es por otra, muy distinta, sobre la que es necesaria esta base. Es entonces cuando el trabajo de Lucas empieza a brillar.

 

Lucas Cepeda con el equipo de Utopicus en la ideación de la app

 

El futuro digital de Utopicus pasa por su app
 

Utopicus tendrá su app. Y esa app se va a convertir en el centro de la actividad en nuestro espacios, en nuestra comunidad y en nuestro contenido. Por eso Lucas, otrora desarrollador de software de una red social profesional, ha terminado aquí. Rafa no estaba tan loco, al fin y al cabo. “Esta app va a ser el cerebro de lo que pasa en Utopicus. La parte que mira a los coworkers va a solucionar los problemas del día a día y a agilizar la vida de ellos dentro de los edificios y de nuestra comunidad, pero cara al trabajo interno de Utopicus nos va a crear una plataforma sobre la que poder desarrollar muchas más cosas.”

Porque Lucas quiere hacerle la vida más fácil a los coworkers, y todo eso pasa por la app, ese desarrollo digital del que hablábamos antes. “La cara visible para el coworker pretende hacerle la vida más fácil y más agradable en las cosas cotidianas: la reserva de salas, la comunicacion entre coworkers, la comunicación coworker-Utopicus, que puedan hablar directamente con las communities, no solo en los espacios sino globalmente. Que por ejemplo puedan organizar meetups, o que unos coworkers puedan ofrecer pizzas que han sobrado a quienes les interese…” . Explica después en detalle soluciones que pueden hacer una o varias cosas de las que está describiendo, pero el valor de tener una app propia tiene dos facetas: la primera, que se centraliza toda la actividad en un único sitio, provocando la mínima fricción posible; por el otro, que nos permite poder trabajar desarrollar sobre ella cosas mucho más interesantes. Un ejemplo muy claro es que la app y el espacio te reconozcan al llegar a una sala de reuniones, o que no haga falta tener una tarjeta y que solo con tu móvil puedas acceder a cualquier espacio Utopicus en cualquier momento.

Porque, ¿qué es para un CTO el mayor orgullo? “Mi trabajo está bien hecho cuando no hay deuda técnica, cuando a todo el mundo le funciona todo y sin incidencias.”. Es decir, cuando no hay fallos, cuando el usuario normaliza un sistema complejo y lo valora como algo sencillo, incluso “fácil”. Quitar esas “fricciones” de las que hablábamos antes para que el usuario se centre en disfrutar de la experiencia. Parece que el hecho de que “no haya fallos” no debería ser difícil de alcanzar, pero teniendo en cuenta que planteamos una interacción usuario-Utopicus-espacios de forma deslocalizada y lo más instantánea posible, es una tarea que va a ocupar todo este año que entra. 

Aunque Lucas tiene muchos otros planes interesantes para 2019. “Queremos empezar a interactuar de forma más directa y continua con los usuarios de los espacios.“. Acto seguido contó en detalle sobre cómo podría interactuar un coworker con el espacio, facilitándole información sobre el aforo de una zona, o dándole información que pudiera serle útil. Hay muchas cosas en el roadmap, aunque prefiere mostrarse cauto.. Tenemos mucho margen para sorprender: el sector de las PropTech tiene muchas posibilidades: machine learning, inteligencia artificial… que pueden aportar valor a nuestros edificios. Estamos creciendo a un ritmo vertiginoso y este año que entra debería servir para asentar y solidificar todo lo que estamos haciendo.”

Una hora después de comenzar nuestra conversación, Lucas se levanta. Mira el móvil (tiene que reunirse con unas cuantas personas y deberíamos haber tardado cerca de quince minutos), llama a su perro Rocky, estrella de Utopicus, y se marcha a la primera planta de Príncipe de Vergara. Eso sí, antes decide trollear al equipo que está trabajando en la oficina.

"¿Funciona el WiFi?"